Search

Las Hadas y Vía Nova

Mencía
VALDEORRAS DO
2017
GALICIA, ESPAÑA

Basado en el cuento de Charles Perrault, 1695

Ilustración de Jean-Charles Pellerin, Imagerie d´Epinal

Tan pronto partió ese día su hija favorita, la mayor, en busca del hada que podía
hacerla brotar perlas y diamantes con sus palabras, la viuda se sentó a la mesa a
aguardar con una botella de vino; eligió para aligerar el tiempo una de Vía Nova
Mencía, 2017 de la DO Valdeorras, Galicia
. La ambiciosa madre no dejaba de
pensar en los tesoros que su hija predilecta traería a su hogar gracias al don del
hada.
Con nerviosismo se sirvió la primera copa, y cuando vio refulgir aquel líquido color
cereza con destellos violáceos, pensó que quizás de la boca de su hija podrían
aparecer rubíes y granates tan brillantes como las llamas de su fogón. Al acercar
su nariz al cáliz y comenzar a detectar fresas y frambuesas, pensó que las piedras
preciosas que emergerían de su hija se acomodarían como cestos de aquellas
frutas de infinitos tamaños.
Mientras más aromas comenzaban a surgir de su bebida, como hierbas secas,
más volaba la imaginación de la mezquina madre. Las notas de laurel, tomillo y
romero la llevaban a codiciar esmeraldas y los toques de pimienta rosa cubierta de
humedad, perlas tan gigantes que ni sus manos pudieran sostenerlas.
La viuda comenzó a beber y nuevamente la ambición crecía con cada trago. La
saliva se le acumulaba e intentaba suavizar esa textura tosca y leñosa que dejaba
su bebida dentro de su boca, y que la hacía pensar en los años de sacrificio
cortando leña para mantener el calor en su sencilla morada. Nunca más viviría en
esa sencillez, el amargor en su garganta le endurecía el temple y se dijo que su
hija favorita llegaría a colmarla de riquezas sin igual.
Las fantasías se acrecentaban en la mente siniestra de la mujer, al ritmo de
pensamientos de frutos rojos, herbales y especiados que su bebida dibujaba en su
mente. Esa mezcla de aromas la traducía en coronas medievales incrustadas de
gemas y piedras preciosas, donde los colores rojos y verdes eran protagonistas. Y
esos mismos colores se encontraban en el cazo que comenzaba a ebullir,

jitomates rostizados bailaban con escamas de perejil y recaudo frito mientras los
pequeños y sobrios trozos de rabo de res nadaban escasos.
La madre se sirvió un tazón de su austera y rústica preparación para acompañar
su vino y continuar a la espera de su hija. No volvería a limitarse, ella merecía vivir
en opulencia y abundancia. Una ola de humedad cubrió el ambiente, pensó que se
trataba de la mezcla de aromas que emergían de su fogón, pero comenzó a
escuchar unos cánticos a lo lejos. Croares de sapos se hacían cada vez más
fuertes, probablemente llovería, eso debía ser… no podía tener que ver con el
retorno de su hija, eso sería desastroso.

Para más visita: @cuentosdecatas

Close
The Today Life © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close