Search

La Mujer Destazada y Coteaux d´Aix en Provence

Coteaux d´Aix en Provence AOC

2021

Provence, Francias

Mientras el califa Harun Al-Rachid, Giafar Al-Barmaki y Massur esperaban a ver el resultado de la captura del viejopescador contratado, decidieron refrescarse con una botella de vino rosado. Las altas temperaturas del ambiente y los ropajes con los que se disfrazaban les habían provocado gran sed. El anciano forcejeaba con sus redes mientras los tres hombres vertían en sendas copas el líquido rosado que refulgía como las escamas del lomo de los peces barilius que grácilmente nadan por el Tigris.

Los destellos del vino Aix de la denominación de origen Coteaux d´Aix en Provence 2021, parecían fundirse con las 100 monedas de dinares de cobre que el califa había ofrecido al pescador, y sus aromas también quisieron unirse con el caudal del río, las notas a pequeños guijarros otorgaban un marco perfecto para los ligeros perfumes de durazno, toronja, hojas verdes y frescas aderezados con puntos sutiles a pimienta blanca. La espera de los tres hombres estaba siendo de lo más llevadera gracias a esas fragancias.

El califa no dudó en comenzar a beber y sus compañeros lo imitaron. A los tres se les comenzó a llenar su boca de salivación al sentir esa bebida que parecía querer resecar un poco sus cachetes por dentro. Una ligera sensación áspera aparecía al tragar el vino, lo que le daba un perfil masculino. Giafar sentía un poco de pena por el viejo pescador que comenzaba a forcejear con su red y el sudor de su frente le hizo pensar en esa delicada salinidad que su bebida le regalaba.

Harun Al-Rachid se encontraba embelesado en sus pensamientos de elegantes y sobrias flores y frutas exóticas cuando ante sus ojos el pescador colocó un cajón de gran tamaño y mucho peso. Algunos olores de éste querían colarse en la escena y las notas minerales que tenían los tres habitantes del palacio en sus mentes, provocadas por su refrescante brebaje, se comenzaban a distorsionar por el ambiente, para convertirse en metálicas expresiones de un sanguinolento matiz.

El califa decidió llevar la pieza recién encontrada a su morada para abrirla y descubrir lo que contenía. Al llegar al palacio, terminaron el resto de sus bebidas con unos pequeños canapés de rodajas de manzanas bañadas en un aderezo de yogurt con eneldo y perejil sobre crujientes panes ácimos. La combinación era majestuosa como la opulencia que inundaba al palacio.

Con el último bocado y los recuerdos del refrigerio fundiéndose con el vino, Al-Rachid y sus acompañantes abrieron el misterioso cofre. Capas de hojas y telas se abrían y comenzaban a mostrar un siniestro contenido. El apetito del califa, que hacía unos instantes se elevaba con su refrescante bebida, se paralizó al observar los pedazos de piel de mujer… tajados como las rebanadas de sus recién comidas manzanas.

Para más cuentos: @cuentosdecatas

Close
The Today Life © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close