Search

Los Deseos Ridículos y L.A. CETTO Boutique Sangiovese 2014

Valle de Guadalupe, BC,
México

Basado en el cuento de Charles Perrault, 1697

 L.A. Cetto Boutique Sangiovese 2014

Ilustración de Harry Clarke, 1922

El pobre leñador, no podía esperar la cena y el vino que su esposa serviría para
celebrar los tres deseos que Júpiter le había otorgado; iban a ser ricos, quizás
hasta podría ser un rey. Los pasos de su mujer fueron un redoble para su paladar
cuando vio la botella de LA Cetto Boutique Sangiovese, de Valle de Guadalupe,
aquella que atesoraban para un momento especial.
Con cuidado, excitación y nerviosismo, la incrédula mujer sirvió dos copas del
ansiado líquido que caía con delicadeza mostrando su traslúcido color cereza con
destellos que emulaban las tejas de su sencillo hogar. El leñador alzó con
vehemencia su copa, dispuesto a engullirse todo el vino de un solo trago; su
esposa lo detuvo y, haciendo hincapié en que no era conveniente ser impacientes,
lo invitó a disfrutar de su bebida.
Los aromas poco a poco fueron haciéndose presentes en la mente del fornido
jornalero y su exaltación comenzó a ceder. El vino le presentaba fragancias de
frambuesa, arándano, hojas de tabaco y tierra húmeda como en la que día a día
realizaba su faena. La respiración, cada vez más lenta del leñador, atraía
delicados adornos de hierba seca, pimienta negra y canela.
La mujer también se sentía atraída por el perfume del vino, le recordaba a su
marido cuando regresaba de trabajar. Al dar un pequeño sorbo a su bebida, la
mujer se llenó de recuerdos de su juventud, cuando el encanto de ese joven leñador la cautivó.

El vino le provocó una gran salivación, con un cosquilleo en la
mitad de su lengua y una reconfortante calidez en toda su cavidad que a su vez
arropaba una tenue resequedad; era casi la misma sensación de su primer beso,
pueril pero seductor.
Para seguir disfrutando del vino, y continuar con el festejo de los deseos, la mujer
colocó en la mesa frente a su marido un platón de canelones rellenos de carne
con hongos, bañados en una rústica salsa de tomate y espolvoreados con salvia,
virutas de parmesano y nuez moscada. Era un lujo que pocas veces podían
permitirse. El leñador la miraba mientras comía y bebía con placidez, él también
disfrutaba el momento, pero algo faltaba. El crepitar de la chimenea provocaba
más antojos, quizás algo más familiar…como una vara de salchicha.

Descubre más cuentos en @cuentosdecatas

Más artículos relacionados: Vino TABLAS: Alma Mexicana en el Valle de Guadalupe, Banyan Tree Veya: Santuario del Bienestar en Valle de Guadalupe, Primitivo: Experiencia Culinaria en Valle de Guadalupe , El Fascinante Encanto Vinícola De Napa Valley y El Valle De Guadalupe

Close
The Today Life © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close