Search

El Escarabajo De Oro y Aldo César Palafox

ALDO CÉSAR PALAFOX
Pionero Blanco
2019

Valle de la Grulla, BC, México

Ilustración de Mestas Ediciones, 2015

Basado en el cuento de Edgar Allan Poe, 1843

Legrand acercó su silla a la mesa donde su amigo aguardaba expectante para
escuchar la historia de ese misterioso escarabajo que había encontrado; para
hacer amena la charla, y acompañar la cena que Júpiter, el viejo criado,
preparaba, vertió dos copas de Pionero Blanco 2019 del Valle de la Grulla, Baja
California, México. Con gran entusiasmo, William Legrand comenzó a hablar del
magnífico escarabajo, mencionando el color brillante de su cuerpo. Júpiter
replicaba “oro macizo, como el del fondo de sus copas” al escuchar la
conversación.
La densidad del vino servido, servía de marco para que el invitado pudiera
imaginar la rústica manera en que Júpiter interrumpía a Legrand para hacer
referencia al peso del insecto, él mismo lo había cargado. William no dejaba de
mencionar lo bello del escarabajo mientras los discretos aromas de su bebida
parecían aumentar su inspiración: ciruela amarilla, manzana amarilla, melocotón y
flores blancas aparecían, así como el recuerdo de salmuera y piedras que
recordaban las caminatas de Legrand y Júpiter por las marismas de su isla.
Los perfumes de la bebida hicieron que los amigos se dejaran llevar por la
narración, Júpiter los observaba con asombro y las notas parecían llegarle como si
las alas del escarabajo de las proyectasen a su nariz. William detuvo su relato
para sorber un poco de líquido y dejarse llevar por el chispazo de acidez que
súbitamente subía y de igual manera bajaba. Se sumaron en la boca de Legrand
sensaciones de sapidez que hicieron que mojara sus labios para un par de
segundos después continuar su relato.
Júpiter y el invitado observaban con atención como la mano de William esbozaba
un boceto del mencionado insecto. Los mismos destellos que las copas refulgían
eran los que Legrand quería emular en su dibujo, dos manchas negras decoraban
las escamas superiores del escarabajo y él recordó los huesos de durazno y las
piedras de río que los aromas de su vino dejaban a su paso, los reflejos metálicos

también se desdoblaron en lajas de piña y nectarina que revoloteaban en su
mente. Finalmente, Legrand colocó el papel al centro de la mesa.
El invitado observaba los trazos plasmados, al mismo tiempo que Júpiter dejaba
una cacerola con trozos de ave de pantano salpicados de una salsa cremosa
aromatizada con limas y salvia. La combinación entre vino y comida era excelsa,
pero la descripción del escarabajo y el boceto de Legrand carecían de esa
congruencia. Cuando el amigo mencionó que más que un escarabajo, aquello
parecía una calavera, William se contrarió, y al observar el dibujo frente al fuego
donde pretendía arrojarlo su rostro se enrojeció…. después palideció por completo.

Para más cuentos: @cuentosdecatas

Close
The Today Life © Copyright 2022. Todos los derechos reservados
Close